Ekaterina Omysheva

Ekaterina Omysheva

La parte femenina de la familia de los Omysheva, de una generación a otra, siempre se dedicaba a la creación. Son mujeres que suelen ver el mundo desde el punto de vista estético y el de la percepción.

Larisa se dedicó, desde su infancia, a la ilustración. Parece que no hubo un solo día sin salir de casa sin su bloc de notas favorito para dibujar, con el fin de ir reflejando en él todo lo que estaba sucediendo a su alrededor. Con el pasar del los años, el bloc fue sustituido por el iPad y otras herramientas contemporáneas que utilizaba para dibujar. Siempre encontraba un hueco en su rutina diaria para dedicarlo a su afición. Caterina no ha llegado a ser una excepción. Siguió el camino de su madre, dedicándose desde sus años escolares a la ilustración, asistiendo a una escuela de dibujo. Sin embargo, el don de escribir siempre predominaba en ella, de tal modo que parecía que las letras se componían por sí solas en una fila y le fascinaban cada vez más. Así siguió la tradición y, hasta hoy día, la hija escribe textos, mientras que la madre les da un toque de ilustración.